A treinta años de Campo Minado

A treinta años de Campo Minado
La primera muestra de mujeres fotógrafas en Uruguay


Expuesta por primera vez en agosto de 1988 en el Centro de Exposiciones del Palacio Municipal, Campo minado reunió las miradas de once fotógrafas: Ana Richero, Clotilde Garro, Diana Mines, Estela Peri, Heidi Siegfried, Ibel Torchia, Lilián Castro, Maida Moubayed, Marta Pagliano, Nancy Urrutia y Verónica Silva. Su curadora fue Dina Pintos, fotógrafa y docente pionera en el terreno de la teoría de la imagen en el medio local.

Campo minado fue un ejemplo representativo del desarrollo de una postura de género, en momentos en que las reivindicaciones feministas comenzaban a visibilizarse en la sociedad uruguaya, junto a la ampliación de actividades y propuestas fotográficas que se habilitaron con el retorno a la democracia.
En esta muestra se expone una pequeña selección del conjunto de fotografías que integraron Campo minado.
Alexandra Nóvoa/CdF

Campo minado
Provenientes de áreas muy distintas, insertas ahora en actividades que no están vinculadas entre sí, once mujeres convergieron a través de la fotografía en un grupo de discusión para ir encontrando los rasgos pertinentes de la mujer fotógrafa.

En la comparación de situaciones y en la reflexión compartida fueron planteándose que si bien todas tienen camino recorrido en la toma fotográfica, la participación de la mujer-fotógrafa en las
muestras no es representativa de la actividad que ella desarrolla. ¿Por qué no exponen las mujeres?
¿Por qué no rematan esa investigación de los recursos expresivos de la imagen fotográfica en el contacto con la gente?

En la historia personal de cada una se podría encontrar respuestas, pero sin duda, la integración del grupo puso en evidencia que era imprescindible “exponer-se”, salir a la calle para seguir andando.
Por eso: “Campo minado”.

En un mundo en que las imágenes han inundado todos los niveles de la comunicación humana ¿tiene algo específico que aportar la visión femenina? Es decir, ¿hay una visión específicamente femenina?

Creemos que el “ángulo de toma” de la mujer siempre tuvo mucho que aportar, aunque no siempre haya sido tenido en cuenta. Los cambios de su ubicación en la sociedad, cambios positivos y cambios tramposos, se han acompasado con la evolución de su modo de ver el mundo. Es probable que hoy, frente a los grandes temas, sea difícil detectar diferentes “enfoques” entre la visión del hombre
y  de  la  mujer,  pero  quizás  en  la  aproximación  al  ámbito  personal  empiece  a  leerse  una  propuesta distinta, el “index” específico y reconocible de lo femenino.

El grupo ha trabajado muy poco como tal, y esta primera muestra habrá de verse casi como una suma de propuestas individuales. A nosotros, público, la sola yuxtaposición de la obra de estas fotógrafas nos va a obligar a una reflexión distinta. Al grupo le va a plantear la necesidad de ir analizando qué surge en común y qué posibilidades tienen de lograr una urdimbre que soporte una tarea con cierta elaboración colectiva que enriquezca y apoye el trabajo de cada integrante.

No es fácil: además de la diversidad de historias y situaciones, alcanzaría con echar un vistazo al rompecabezas individual para dimensionar las dificultades de un espacio mínimo de ajuste. Pero las
mujeres  estamos  “programadas”  para  atender  al  mismo  tiempo  tantos  temas  de  difícil conciliación que probablemente este grupo nos vuelva a convocar, con una próxima etapa cumplida, para involucrarnos en la tarea, siempre única, de otro acto de comunicación.

Dina Pintos (Texto extraído del catálogo de la muestra Campo minado. Año 1988).

Hasta el:  9 de marzo.
Lugar: Sede Centro de Fotografía de Montevideo (Av. 18 de Julio 885). Tel. 1950.7960.
Horario: lunes a viernes de 10.00 a 19.30 horas. Sábados de 9.30 a 14.30 horas.


.........................................................................................................

.........................................................................................................


Busca por contenido